EP56 Las palancas del cerebro para una vida organizada

Podcast
Podcast
EP56 Las palancas del cerebro para una vida organizada
Loading
/

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas personas parecen tener todo bajo control mientras que otras van a la carrera a todas partes y transmitiendo siempre una sensación de caos?

Puede haber una parte de capacidades innatas o adquiridas por la educación recibida. Pero todos tenemos claro ya que la neuroplasticidad del cerebro hace que podamos modelarlo, que pueda aprender nuevas habilidades.

Hoy quiero hablarte de cómo programar nuestro cerebro para llevar una vida organizada. Está demostrado que hay palancas que nos permiten ‘entrenar’ al cerebro para que nos lleve hacia ese objetivo.

1 Planificación Diaria, respaldada por la ciencia.

2 Lista de Tareas Prioritarias.

3 Descansos Estratégicos.

4 Incorporar rutinas. Y la recomepensa es fundamental si buscamos que se fije un nuevo hábito.

5 Amueblar bien la cabeza.

6 Elegir cuidadosamente las palabras que te dices. Si tu cerebro recibe de ti todo el día mensajes como “soy un desastre”, “qué agobio de casa” “no consigo organizarme” “siempre se me olvida algo” “no me da tiempo”, eso es lo que va a crear, una vida caótica, desorganizada y con una mala gestión del tiempo y del estrés.

7 La Revisión Periódica como Sostén de la Organización. Es la palanca que sostiene a largo plazo la disposición del cerebro hacia la organización.

8 Mindfulness como Enfoque Organizativo, como una palanca que sincroniza mente y cuerpo.

9 Opta por el camino de menor resistencia. Para organizar tu vida, elige sistemas que vayan con tu personalidad, tus habilidades o tu estilo de vida. Porque, si no, tu cerebro te va a oponer resistencia a la primera de cambio.

Te dejo a ti la tarea de poner en marcha y activar las palancas que elijas para mejorar la organización de tu vida.

Gracias, como siempre, por acompañarme con tu escucha.

Recuerda contarme si quieres que hable de algún tema en concreto en el podcast.

Y compartir este episodio con quien consideres que le puede servir para mejorar su vida.

Así me ayudas a hacer crecer la comunidad de personas interesadas en cuidar su hogar y su estilo de vida incorporando el orden, la organización, la simplicidad y el bienestar a su día a día.

Atribución música:

Obras: Right Place Loop y Endless Night
Music by https://www.fiftysounds.com

TRANSCRIPCIÓN

Bienvenida, bienvenido, a «En casa con María».

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas personas parecen tener todo bajo control mientras que otras van a la carrera a todas partes y transmitiendo siempre una sensación de caos? Puede haber una parte de habilidades innatas o adquiridas por la educación recibida. Pero todos tenemos claro ya que la neuroplasticidad del cerebro hace que podamos modelarlo, que pueda aprender nuevas habilidades. Hoy quiero hablarte de cómo programar nuestro cerebro para llevar una vida organizada.

MÚSICA

Vamos con las palancas que nos permiten ‘entrenar’ al cerebro para que nos lleve hacia una vida organizada.

1 Planificación Diaria: La investigación muestra que planificar el día por la mañana activa la corteza prefrontal, preparando al cerebro para enfrentar tareas de manera más efectiva.

en neurociencia cognitiva. Investigaciones han demostrado que la corteza prefrontal, una región del cerebro asociada con las funciones ejecutivas, es especialmente activa durante las tareas de planificación y toma de decisiones.

Además, el momento del día en que realizamos ciertas actividades puede afectar la eficacia cognitiva. Un estudio realizado en la Universidad de Nottingham encontró que las personas son más efectivas en la resolución de problemas por la mañana, cuando la corteza prefrontal está más activa. Planificar por la mañana aprovecha este pico de actividad cerebral, permitiendo una mejor capacidad para establecer metas, prioridades y estrategias para el día.

La activación de la corteza prefrontal también está vinculada a la liberación de neurotransmisores clave, como la dopamina, que desencadenan sentimientos de recompensa y motivación. La anticipación asociada con la planificación crea un ambiente mental propicio para abordar las tareas de manera más efectiva, ya que el cerebro se encuentra en un estado óptimo para la concentración y la toma de decisiones.

2 Lista de Tareas Prioritarias: Utilizar listas de tareas con prioridades ayuda a evitar la sensación abrumadora cuando se tienen que afrontar muchas tareas pendientes, y permite centrarse en lo más importante.

3 Descansos Estratégicos: Numerosos estudios indican que tomar breves descansos durante el día mejora la productividad y ayuda a mantener la concentración.

4 Incorporar rutinas:

La real Academia de la Lengua defina una rutina como “Costumbre o hábito adquirido de hacer las cosas por mera práctica y de manera más o menos automática”.

La palabra rutina nos lleva a pensar en algo aburrido y no es así. La rutina es un automatismo que nos facilita mucho la vida y permite a nuestro cerebro no gastar energía en acciones menores y así reservarla para la toma de decisiones importantes o la realización de actividades o proyectos más complejos.

Cuando hacemos algo de forma periódica y siempre igual, nuestro cerebro lo incluye en su programación hasta que llega el día en que lo hacemos de forma automática, sin tener que pararnos a pensarlo.

El cerebro lo hace para ahorrarse esfuerzo, y minimizar así su gasto de energía.

La rutina debe hacerse SIEMPRE de la misma manera y en el mismo orden para lograr que sea automatizada por el cerebro.

Y si un día te has olvidado de seguir esa rutina, ya sea hacer ejercicio temprano o guardar la taza en el lavaplatos antes de irte a trabajar, no te agarres a eso para tirar la toalla y abandonar esa costumbre. Es más importante ir avanzando y progresando que hacerlo perfecto. El objetivo es conseguir cumplir con la rutina la mayor cantidad de días posible.

Y, por cierto, la RECOMPENSA es fundamental! Si buscamos que se fije un nuevo hábito, es importante encontrar desde el principio una motivación que nos lleve hasta el final de la rutina.

Puede ser perder unos kilos, si se trata de hacer ejercicio, o encontrar paz en tu casa al volver de tu jornada laboral si la rutina que te planteas es dejar recogida la casa antes de salir a trabajar.

5 Amueblar bien la cabeza:

Otra palanca que funciona para activar al cerebro en la dirección que queremos ir, es decir, la de  llevar una vida organizada, es alimentarlo con nutrientes de buena calidad. Libros, conversaciones, podcast, películas o formaciones que nos hagan reflexionar y conocer teorías e ideas sobre organización, reducción del estrés, armonía personal y bienestar o gestión del tiempo, por mencionar solo algunas.

Interésate por cómo se organiza esa persona que llega a todo con calma. Genera conversación en torno a las rutinas personales de cada uno. Conoce otras formas de funcionar en la vida e irás creando tu propio mapa mental de la organización.

6 Elegir cuidadosamente las palabras que te dices

Si tu cerebro recibe de ti todo el día mensajes como “soy un desastre”, “qué agobio de casa” “no consigo organizarme” “siempre se me olvida algo” “no me da tiempo”, eso es lo que va a crear, una vida caótica, desorganizada y con una mala gestión del tiempo y del estrés.

Las palabras son palancas muy potentes para activar el pensamiento y la acción positiva o negativa. Y es indudable que una vida organizada requiere una forma de pensar y una actitud proactiva y animosa. Porque una vida organizada se compone de buenas rutinas, prioridades, acciones y decisiones adecuadas y una parte de disciplina. Y si andamos sumidos en un mar de desesperanza, desánimo y negatividad será difícil conseguirlo.

Así que cuando percibas que llegan esos pensamientos, cámbialos por otros de este tipo: “yo soy capaz de organizarme”, “hoy he organizado bien esto en concreto, puedo hacerlo con otras cosas”, “He llegado puntual a esta cita, estoy avanzando mucho”, “ya he hecho mis dos prioridades del día, todo lo demás que consiga hacer será un extra”, “tengo que tener paciencia con mi casa, no voy a cambiar todo el desorden de golpe, voy paso a paso”, “hoy estoy desanimada pero mañana empezaré de nuevo con fuerzas renovadas”.

También te aconsejo revisar los adjetivos que utilizas porque a veces magnifican las cosas o los sentimientos negativos. Prueba a decir en lugar de “estoy agotada” estoy cansada. En lugar de decir “es que no puedo más con mi marido, o con mi mujer”, cámbialo por “he tenido un desencuentro con ella o con él”. Cuando le quitamos carga emocional a las palabras y las suavizamos, estamos más abiertos a un pensamiento y una acción más positivos. En lugar de decir “no puedo más de estrés”, puedes decir “hoy estoy desbordada pero ayer o el fin de semana estuve muy relajada o pasé un rato tranquila paseando por el monte” para reconocerte a ti misma, o a ti mismo, como una persona capaz de estar tranquila, relajada, fresca y no vincularte siempre a ideas como estrés, caos, agotamiento o desorden.

Y te invito a hacer esta práctica. Solo por un día, o por una semana, lo que tú decidas, lleva siempre contigo una libreta y estáte alerta para escribir cada palabra negativa que digas o pienses a lo largo del día. Y escribe una palabra positiva al lado para cada una negativa. Lo primero, te servirá para, al releerlo, darte cuenta de cómo exageras o magnificas lo negativo. Y, además, leer las palabras positivas te predispone a sentirte más cerca de esas apreciaciones. Y, por último, si de vez en cuando te acuerdas de releerlas, las pondrás a disposición de tu mente más a menudo para utilizarlas. Y eso será un cambio grande en tu vida. Y en tu organización, porque el positivismo libera capacidades que quizá ni sabías que tenías.

7 La Revisión Periódica como Sostén de la Organización:

La revisión periódica de nuestros sistemas de organización es la palanca que sostiene a largo plazo la disposición del cerebro hacia la organización. Al reservar momentos regulares para evaluar y ajustar nuestras estrategias, evitamos la acumulación de tareas pendientes y optimizamos la eficiencia de nuestros métodos. Esta práctica refleja la adaptabilidad del cerebro, aprovechando su plasticidad para aprender de experiencias pasadas y perfeccionar continuamente nuestras habilidades organizativas. La revisión constante garantiza que nuestras palancas mentales estén siempre ajustadas para un rendimiento óptimo en la vida cotidiana.

8 Mindfulness como Enfoque Organizativo:

La integración de prácticas de mindfulness actúa como una palanca que sincroniza mente y cuerpo. La atención plena permite a nuestro cerebro gestionar el estrés de manera más efectiva, reduciendo la tendencia a la procrastinación y mejorando la toma de decisiones. Al dedicar momentos específicos para enfocarse en el presente, se desarrolla una capacidad innata para mantener la claridad mental, lo que facilita la organización de pensamientos y tareas.

9 Opta por el camino de menor resistencia

Para organizar tu vida, elige sistemas que vayan con tu personalidad, tus habilidades o tu estilo de vida. Porque si no tu cerebro te va a oponer resistencia a la primera de cambio. Por ejemplo, si no tienes buena memoria, no bases toda tu estructura organizativa en recordar cosas.

Puedes buscar cómo adaptar tu organización a tus características personales.

Si vives en una casa pequeña no compres multitud de suministros de limpieza ni cajas de garrafas de aceite. Ve comprando solo un recambio para cada cosa.

Si te da pereza hacer ejercicio y nunca lo consigues, no te pongas como objetivo levantarte a las seis de la mañana y salir a correr, sino utilizar por ejemplo la hora de la comida para salir a correr con compañeros de trabajo, que de alguna forma te obligará y a la vez te hará más agradable la práctica de deporte.

O si te gusta mucho comer y quieres adelgazar, no te plantees hacer un ayuno de 16 horas o cenar una manzana, sino comer menos cantidad y más saludable en cada comida y hacer más ejercicio.

MÚSICA

Te dejo a ti la tarea de poner en marcha y activar las palancas que elijas para mejorar la organización de tu vida.

Gracias, como siempre, por acompañarme con tu escucha. Recuerda contarme si quieres que hable de algún tema en concreto en el podcast. Y compartir este episodio con quien consideres que le puede servir para mejorar su vida.